HOTEL   SITUACIÓN   ENTORNO   ACTIVIDADES   TARIFAS   RESERVAS  
   
 
Aquí las últimas estribaciones del Alto Atlas se encuentran con el desierto propiciando paisajes de árida belleza adornados por el verde luminoso de los palmerales. Tierra de contrastes con profundos cañones y valles cuyos ríos desaparecen al borde de Sáhara. Las Kasbas y los Ksar, majestuosas construcciones levantadas con el humilde adobe nos señalan el camino hasta lagunas estacionales pobladas por flamencos. Y los oasis, alma del desierto, que sin ellos no tendría vida.
Un entorno mágico para una estancia inolvidable repleta de experiencias
para los sentidos.